Connect with us

ARQUEOLOGÍA

EL COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE “TAMBO REAL” O CERRO «RIMPÓN» Y ZONAS NO ARQUEOLÓGICAS INCLUIDAS EN EL PARQUE ARQUEOLÓGICO DE BATÁN GRANDE.

Published

on

Por : José Maeda Ascencio

Tambo Real es un sector situado en la parte sur oeste del poblado de Batán Grande delimitado por la formación orogénica más septentrional de la Cordillera de los Andes y el área que corresponde a los límites del Santuario Histórico del Bosque de Pomac; al sur, tiene un flanco natural que es el cerro Tambo Real, histórico por ser sitio en donde pernoctó Francisco Pizarro en su paso a Cajamarca; el flanco orogénico lo constituyen Cerro La Calera, Cerro La Mina, Cabeza de León y Los Calabozos; Tambo Real es, arqueológicamente, un asentamiento de construcciones mayormente de piedra correspondiente al Período Inca Provincial (ca. 1350 d.C), hoy cubiertos por arena, producto de la dinámica aluvional que han hecho de este sector un área de arena estacionaria.

En 1981 la estudiante de arqueología Anne Helsey hizo excavaciones para estudiar su arquitectura y alfarería (Tesis de Bachellor en Arqueología, Universidad de Princeton, EE.UU); en realidad el estudio fue somero, de una pequeña área en el lado Este del Complejo Arqueológico, con presencia de zapotes (Capparis angulata) en pequeña escala y especies arbustivas como el Vichayo ( Capparis ovalifolia).

El Antiguo Canal Taymi, prehispánico, así como el camino pre-Inca ( Capac Ñam), pasan por Tambo Real y sus detalles son formidables.

En un recorrido que acompañe al Dr Christhoper Donnan, el arqueólogo encontró pedazos de escoria, producto de la fundición de cobre con arsenopirita, el ya conocido Bronce Arsenical; estas muestras evidencian labor metalúrgica en el área que podría ser elucidada con futuras excavaciones en el sector completamente cubierto por arena; algunos cimientos y sobrecimientos de roca están expuestos y otros están a una profundidad de un metro a más.

El sitio corresponde a un conjunto de construcciones al parecer, de uso de control del área agrícola, erigidos en el mismo período (Período Tardío, ca. 1350 a 1460 d.C), tales como el complejo de construcciones de adobe de Cintu, que se podía observar en el lado izquierdo de la antigua carretera que une a Batán Grande con la Curva de Pátapo, en el lado norte de Cerro Cintu; el Canal Taymi prehispánico corre al lado de este complejo que fue destruido en buena parte por las torrenciales lluvias de 1983; en el lado Este de este complejo de adobe, se ubica el formidable Tambo Inca de Posope, cuyas medidas y ubicación incluye Helsley en su trabajo de tesis.

En este sector aún se pueden observar antiguos surcos en tierras agrícolas, destacando los surcos en “Culebrina”, de data prehispánica, que fueron irrigados con aguas del Taymi.

Sin embargo, en el Complejo Tambo Real no hay terrenos agrícolas en su derredor, aun cuando el Taymi cruza todo el Complejo Arequeológico; esto quizás se deba a la naturaleza arcillosa del suelo, diferente a la textura de Regolita en el sector de Cintu,

EL PARQUE ARQUEOLÓGICO DE BATÁN GRANDE

Así se denomina al área delimitada propiciada por la presencia del Complejo Metalúrgico de Cerro Los Cementerios, así rebautizada por el Dr Izumi Shimada, lo que los batangrandinos cococen como La Calera y Cerro La Huaringa; en efecto, un pequeño mausoleo prehispánico Sicán (ca. 800 al 1,100 d.C) fue excavado y saqueado en los años setenta; piezas de oro y gran cantidad de objetos de bronce arsenical fueron extraídos por huaqueros de la zona de Batán Grande; nunca se supo que piezas fueron, a pesar de nuestras indagaciones.

El área contenía por lo menos más de 20 o 30 batanes de granodiorita, que los pobladores fueron removiéndolos y llevándolos a sus casas en donde, escasamente, se conservan en el pueblo de Batán Grande.

Los batanes y sus “Chungas “ o “Manos”, abundaban aquí; las “Chungas” son rocas de tipo “canto rodado” grandes, también de granodiorita (mica, feldespato y cuarzo) que las hacen propicias para triturar el mineral de cobre y arsenopirita, que luego eran llevadas a los peculiares hornos de fundición labrados en el suelo y revestidos con arcilla refractaria.

El área de fundición y laboreo metalúrgico en gran escala es localizado aquí, en Cerro Los Cementerios, en donde también se trabajó el Oro o mejor dicho, la Tumbaga que es una aleación de oro y bronce arsenical, con la que elaboraron las formidables piezas de uso suntuario o funerario mayormente, hoy exhibidos en museos de Perú y el mundo, extraídos de sus formidables Templos Monumentales o “Huacas” desde el año 1936 para ser precisos, en los cementerios del Bosque de Pomac, iniciándose estos acontecimientos con el hallazgo del famoso Tumi de Oro de Batán Grande, publicado por el autor en varios medios y últimamente en el Boletín de Lima Año 39, Volúmen XXXIX.

En los sitios aledaños, especialmente en las laderas y terrenos bajos de los cerros La Mina, Cabeza de León y Los Calabozos, no hay presencia alguna de evidencias arqueológicas, menos de laboreo metalúrgico; he recorrido el área desde el año 1983; ese año logré observar y fotografiar estos cerros revestidos de verde por el nacimiento y crecimiento de “Cayhuilla”, una Caigua pequeña de unos 2 a 3 cms de largo y el “Tomatillo”, un tomate pequeñito parecido a la cereza, que son plantas silvestres que crecen cuando hay presencia de El Niño, que en la zona de Batán Grande suele ser de Medio a Torrencial, como en los años 1970, 1983 y 1997.

En 1983 las lluvias llegaron a 333 mm de altura por metro cuadrado y la aparición de gran cantidad de grillos que mi observador padre José Maeda Montenegro calculó hasta en siete kilos por vivienda en Batán Grande y gran cantidad de sapos que eran aplastados por los automóviles que recorrían la antigua carretera que iba a  Chiclayo.

Fenómeno parecido al que escribe y detalla el escribano Francisco Alcócer Valdiviezo que observó las torrenciales lluvias del año 1578, comentada por el historiador chiclayano Lorenzo Huertas Vallejos, de la Universidad Mayor Nacional de San Marcos ( 1987: “ Ecología e Historia : Probanzas de Indios y Españoles referentes a las catastróficas lluvias de 1578 en los Corregimientos de Trujillo y Saña. Francisco Alcócer, Escribano receptor”; CES Solidaridad, Chiclayo; 208 páginas).

Toda esta zona geomorfa está constituida por suelos arcillosos de textura compacta, difíciles de cultivar, aun cuando en su lado Oeste, a un kilómetro aproximadamente, pasa el Canal Taymi Prehispánico y sin presencia de “Huacas” o arquitectura alguna Prehispánica.

Construcciones prehispánicas hay en Cerro Los Mellizos, muy lejos de la zona en mención, a unos diez kilómetros, en el sector de “El Portachuelo”, en donde posiblemente hubo actividad de laboreo metalúrgico del bronce arsenical; son construcciones de roca en forma rectangular, al parecer, para pernoctación de los metalurgistas.

En el sector de la estribación andina de los cerros citados, que constituyen un cordón orogénico que va hasta Cerro Cintu en su extremos sur, las quebradas que se forman durante las lluvias torrenciales dejan “Jahueyes” o pequeños puquios de agua y la fuerza del agua acarrearon bloques ciclópeos de rocas ígneas graníticas y también metamórficas como rocas cuarcíferas y silicatos utilizados en construcción.

Pasando el cerro El Portachuelo se aprecia la instalación de maquinaria y trituradoras de roca legalmente posicionadas que explotan, precisamente, el material rocoso estas quebradas.

Los terrenos ubicados debajo de los cerros desde La Mina hasta El Portachuelo tienen posesión legal y sus propietarios han inscrito legalmente sus posesiones y hasta han formalizado por escritura, empresas mineras no metálicas que solo están en el papel, pues la delimitación del Parque Arqueológico de Batán Grande, los afecta, aun cuando en mi opinión, no están en área estrictamente arqueológica, físicamente hablando.

El autor, es tenaz defensor del patrimonio arqueológico y cultural de mi país y en especial de la zona del Valle La Leche, en donde crecí, recorriendo desde hace más de cuarenta años, sus bosques, cerros, montañas como Chaparrí, Cerro Colán en Mochumí Viejo, Cerro Negro y la gran Quebrada de Sincate en el mismo sector; en realidad casi todo el Valle Medio de La Leche incluyendo un largo y sistemático estudio histórico y etnohistórico basado en documentos primarios escritos desde el año 1595 en castellano antiguo, transcritos paleográficamente.

P.D : La intangibilización del Parque Arqueológico de Batán Grande incluye áreas con evidencias arqueológicas y áreas vastas en donde no hay vestigios prehispánicos.

Las áreas arqueológicas deben ser celosamente custodiadas y protegidas, así como el relicto de bosque de zapote y algarrobo que se ubican en la parte norte de Cerro Tambo Real.

La explotación legal de las canteras de rocas de diferente origen que se da principalmente desde Cerro El Portachuelo hasta la curva de Pátapo debe ser controlada para no dañar el paisaje y ambiente.

Así mismo, las posibilidades de extracción de roca desde cerro La Mina, que ya hace desde hace tiempo la Municipalidad de Pítipo con camino incluído hecho con maquinaria pesada, debe ser realizada en coordinación con la Dirección Desconcentrada de Cultura.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARQUEOLOGÍA

La misión “casi imposible” de México: recuperar el penacho de Moctezuma y otros tesoros

Published

on

El tocado que el emperador azteca regaló a Hernán Cortés es uno de los objetivos más preciados de los que ha ido a buscar Beatriz Gutiérrez a Europa

El penacho de Moctezuma, expuesto en el Museo Etnográfico de Viena, en una imagen de archivo.
El penacho de Moctezuma, expuesto en el Museo Etnográfico de Viena, en una imagen de archivo.GETTY

El País

CONSTANZA LAMBERTUCCI |MICAELA VARELA

México – 12 OCT 2020 – 20:31 PET

La escritora e historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de Andrés Manuel López Obrador, ha emprendido “una misión” que el presidente de México ha calificado de “casi imposible”: traer al país el penacho de Moctezuma. El tocado es un conjunto de plumas de quetzal, oro, plata y cobre que fue regalado por el emperador azteca al conquistador Hernán Cortés cuando el extremeño llegó a América en el siglo XVI. México ha reclamado la pieza en diferentes ocasiones, en 1991 y 2011, pero el penacho permanece en el Museo de Etnología de Viena. Gutiérrez se reunió el lunes con el presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, como parte de una visita europea en la que también se ha entrevistado con el papa Francisco, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y la esposa del presidente Francés, Brigitte Macron, para solicitarles el préstamo temporal de piezas arqueológicas para conmemorar los aniversarios patrióticos que se celebrarán en 2021.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la rueda de prensa de este miércoles. En vídeo, López Obrador critica a Austria por «apoderarse» del penacho de Moctezuma.FOTO Y VÍDEO: EFE

“Le recomendé [a Beatriz Gutiérrez] que insistiera en el penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo, al extremo de que ni a Maximiliano de Habsburgo se lo prestaron cuando nos invadieron e impusieron al llamado Segundo Imperio Mexicano”, ha escrito López Obrador en Twitter tras el encuentro de la historiadora con Van der Bellen. El objetivo es exponer las piezas recuperadas, entre ellas el tocado de Moctezuma, durante los aniversarios de la independencia de México (1821), del quinto centenario de la caída de Tenochtitlán [el precedente prehispánico de Ciudad de México] (1521) y la fundación de las primeras villas en esa ciudad en 1931, que coincidirán el próximo año.

El presidente ha insistido este lunes, 12 de octubre, en que España pida perdón por la conquista del continente y ha calificado de “muy polémica” la fecha en que se conmemora la llegada europea a América. Días atrás, envió una carta al Papa en la que también solicitaba a Francisco disculparse por los abusos de la conquista.

El tesoro azteca ya fue solicitado por México en 1991 cuando el Gobierno exigió al país europeo la devolución de la pieza y no obtuvo una respuesta. En 2011, las autoridades mexicanas ofrecieron un intercambio temporal del penacho a cambio de la carroza dorada del emperador Maximiliano de Habsburgo que se exhibe en el Museo Nacional de Historia, en la capital. Pero aunque Austria aceptara el préstamo del tocado ahora, el traslado no sería sencillo. El penacho fue restaurado entre 2010 y 2012 por expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el marco de un proyecto de cooperación entre México y Austria. Especialistas de ambos países coincidieron entonces en que su “frágil estado” no permitía el traslado por agua, tierra o aire hasta que exista una tecnología “que pueda impedir cualquier vibración”.

El reclamo del tocado obsequiado en 1519 por Moctezuma, que desconocía la inminente intención de los conquistadores de tomar su imperio, se da ahora en el marco de otras exigencias que el Gobierno de López Obrador impone también a España y a la Iglesia Católica. Durante su gira por Europa, Gutiérrez Müller también ha solicitado dos códices que actualmente están en Italia: el Codex Fiorentino, escrito entre 1540 y 1585 por fray Bernardino de Sahagún en náhuatl, latín y castellano, y el Codex Cospi o Bologna, un texto que revela los avances en matemáticas y astronomía de los nahuas anterior a la invasión española y que se encuentra en la Universidad de Bolonia. La historiadora y escritora también ha reclamado una serie de piezas arqueológicas a Francia y próximamente visitará Alemania, de acuerdo con fuentes de Presidencia, para continuar con la tarea de traer al país, al menos temporalmente, tesoros prehispánicos repartidos por el mundo.

Otros tesoros repartidos por el mundo

Considerado el texto más antiguo de América se trata de un 'libro' escrito por los mayas de Chichen Itzá. Exhibido en Alemania, el códice llegó originalmente a España en 1519 enviado por Hernán Cortes al Rey. Desde España viajó a Austria y en 1739, Johann Christian Götze, director de la Biblioteca Real de Dresde se lo compró a un propietario privado de Viena. Durante la II Guerra Mundial, la biblioteca donde se guardaba el códice fue alcanzada por los bombardeos y el códice sufrió daños importantes por el agua, pero fue meticulosamente restaurado. El códice fue fundamental para interpretar la fonética maya descifrada por Yuri Knorozov en los años 50, en base al imperfecto alfabeto de Diego de Landa alrededor de 1566.

Códice maya de Dresde

Es uno de los cuatro manuscritos mayas que existen en todo el mundo y el más completo de los tres que quedan. Este libro de 39 páginas es parte de las colecciones de la Biblioteca del Estado de Sajonia y de la Universidad de Dresde. Llegó originalmente a España en 1519 enviado por Hernán Cortés al Rey. Desde España viajó a Austria y en 1739, Johann Christian Götze, director de la Biblioteca Real de Dresde se lo compró a un propietario privado de Viena. Durante la II Guerra Mundial, el códice fue alcanzado por los bombardeos y sufrió daños importantes por el agua, pero fue restaurado.

Conservada en Londres, es una de las máscaras más espectaculares del mundo antiguo. Fue elaborada en el siglo XV sobre un cráneo humano con incrustaciones de turquesa y con una cubierta de piel de venado. Los ojos están hechos con hierro pulido y concha blanca. Representa a Tezcatlipoca, Dios del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre en la cultura Mexica.

Máscara de Tezcatlipoca

Conservada en el Museo Británico de Londres, es una de las máscaras más espectaculares del mundo antiguo. Fue elaborada en el siglo XV sobre un cráneo humano con incrustaciones de turquesa, una cubierta de piel de venado y ojos de hierro pulido y concha blanca. Representa a Tezcatlipoca, dios del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre en la cultura mexica. La pieza fue donada al museo británico por el arqueólogo inglés Henry Christy, quien la adquirió de un comerciante y coleccionista llamado Bram Hertz. Este la compró en una colección privada en Brujas, Bélgica.

La máscara de Quetzalcóatl

Dos serpientes de mosaico azul y verde turquesa que se entrelazan forman la prominente nariz retorcida y los ojos saltones asociados con Tlaloc, el dios de la lluvia, en esta máscara del siglo XV. La curadora de la exposición del Museo Nacional Británico, Elisenda Vila Llonch, relata que el sacerdote que servía a Tlaloc en el Templo Mayor de Tenochtitlan pudo haber usado una máscara como esta como parte de su atuendo. El museo adquirió esta pieza en una subasta de la colección del millonario Anatole Demidov, primer príncipe de San Donato, en 1870 en París.

Nican Mopohua

Una copia parcial datada en 1556 del manuscrito con el relato en náhuatl de las apariciones de la santísima Virgen en México bajo la advocación de Guadalupe se puede encontrar en la Biblioteca Pública de Nueva York desde 1880. Los documentos llegaron a Estados Unidos a través de la venta en Londres de una serie de libros sobre México de la biblioteca personal del historiador mexicano José Fernando Ramírez.

Serpiente azteca de dos cabezas

Este adorno para el pecho está tallado en una sola pieza de madera de cedro. La parte delantera de la serpiente y las dos cabezas están cubiertas con un mosaico turquesa, y el reverso ahuecado del cuerpo originalmente era dorado. Este maquizcóatl podría haber sido una insignia usada o sostenida por una efigie de Huitzilopochtli, según la comisaria Llonch. El Museo Nacional Británico conserva esta pieza desde 1892, cuando la compró por 100 libras esterlinas a la Duquesa Massimo, quien actuaba como intermediaria de un vendedor anónimo.

Imagen de un ave guerrera del Códice Borbónico.

Códice Borbónico

Necesario para la comprensión del calendario mexica y las deidades y rituales asociados, este documento estuvo en España hasta la guerra de Independencia. Llegó un tiempo después a Francia de forma desconocida. Desde 1826 forma parte de la Biblioteca de la Asamblea Nacional de París. Este manuscrito de 14,2 metros de largo es el documento pictográfico por excelencia del grupo de códices aztecas.

Continue Reading

ARQUEOLOGÍA

Machu Picchu : hallazgos novedosos

Published

on

Continue Reading

ARQUEOLOGÍA

Caral: el inicio de la civilización andina, hace 5,000 años.

Published

on

Continue Reading

RECOMENDADOS

Siguenos en Facebook

LO ULTIMO

Copyright © 2020 eloidor