Connect with us

TURISMO

El Santuario Nacional Bosque de Pomac, Batán Grande, Perú.

Published

on

LOS ALGARROBOS MAS ANTIGUOS DEL PERU: “EL MILENARIO”, “EL MÍSTICO DON JOSE” Y “EL DE TRES PUENTES”

Por: José Maeda Ascencio

Es seguro que en 1532, cuando Francisco Pizarro y sus 167 expedicionarios europeos, según el trabajo de J. Lockhart (1972)- recorrieron desde abril a noviembre de aquel año la costa norte del Perú (Tumbes, Piura y Lambayeque), la presencia de densos e impenetrables bosques secos y sus rica fauna silvestre, les causó impactante y grata impresión; debieron entonces, seguir la ruta prehispánica del camino, que ahora sabemos, conduce desde Ecuador, Tumbes, Piura, hasta Batán Grande; el recorrido de Pizarro no le permitió conocer el denso bosque que entonces cubría la totalidad de Jayanca, Pacora, Illimo y Túcume, pues entró a los terrenos que el servidor Principal Cicani (Cicán) cobraba para el Cacique Facollape, por el sitio de Jotoro o “Torum” (manuscrito del año 1597: archivo del autor) para llegar al cerro Tambo Real que he identificado como el antiguo “Rimpón”, a unos 3 Km. al oeste del actual pueblo de Batán Grande.Desde aquel año, los bosques han ido desapareciendo a ritmo vertiginoso, cientos de miles de hectáreas y con ellos, especies de animales, hoy extintos para siempre; nos queda por conservar y proteger de la deforestación, aproximadamente unos 3 millones de Has, sólo entre Tumbes, Piura y Lambayeque; las áreas periféricas de los bosques que aún se conservan son realmente, producto de la regeneración natural, y el principal actor de todo este proceso, el episodio “El Niño – Oscilación Sur” y todo un fabuloso evento en cuyo escenario actúa el agua, el viento y la participación activa de las aves acarreando semillas y de mamíferos y reptiles defecando semillas prácticamente fermentadas y listas para su germinación; por ello destacamos la falta de credibilidad de algunos proyectos que han asegurado proyectos de “reforestación técnica” que han sido, obviamente, un fracaso.

EL MEDIO AMBIENTE DE LOS ÁRBOLES MÁS ANTIGUOS

El autor se propuso ubicar vetustos ejemplares de algarrobos, zapotes, faiques y cuncunos, desde que hiciera público el descubrimiento del ejemplar que mi padre bautizó como “El Milenario”por los años setenta – hoy de fama mundial – ubicado en el Potrero “La Merced” en el Santuario Histórico de Pomac, intangible por varios Decretos Supremos dados desde el gobierno de don Fernando Belaúnde (039-84-ED) en 1984.
Nuestro artículo “Un algarrobo venerado en el Perú” (Suplemento “Lundero” de La Industria: 30-06-1985) resulta ser pionero en el tema, como parte de nuestro esfuerzo por lograr la intangibilización de los bosques secos de Batán Grande, que desde la década de los ochenta, empiezan a ser codicia de “invasores sin tierra” que han hecho de Pomac, el único caso en el mundo de un Santuario Histórico situado y poblado después de su intangibilización; por aquellos años ya nos preocupaba el fenómeno de “invasiones” y he visto desaparecer los bosques densos que a pié o ya en caballo solía recorrer con mi padre don José Maeda Montenegro, que alertó tal depredación con su inspirado poema “El Carbonero” escrito en “La Zaranda” o “Las Astillas” en 1958 (Revista Zonas Áridas: 1987_88); todo su trabajo lo he escrito en mi libro “Entre Huacas y Bosques” aún inédito (aproximadamente 250 págs.); su indesmayable labor por proteger los bosques, su fauna y los monumentos arqueológicos de su Cicán natal ya està siendo reconocida felizmente; resultando increíble y alarmante que hoy, después de unos veinte años aproximadamente, hay sido testigo de la desaparición de los siguientes bosques batangrandinos: en Pomac (en casi 4000 Has.), La Merced (500 Has.), Las Salinas (unas 2000 Has.), El Verde (1000 Has.), Santa Clara (1069 Has.), Jotoro (1300 Has.), Jayanquillo (500 Has.), “La Calera” -en cuyos cerros descubrimos en 1984 su gran complejo arquitectónico de roca caliza- (1200 Has.), Lazareto (100 Has.), Medio Mundo (400 Has.), bosques de Pativilca y Tres Puentes (500 Has.); es decir, soy testigo, a mi relativa corta edad, de la tala de casi 13000 Has. de bosques; y calculo que, docenas de “Milenarios” algarrobos y zapotes han desaparecido. En efecto, estas especies logran vivir mas de mil años con sus raíces que no solo buscan la napa freática mas allá de los 25 metros de profundidad, sino que estas crecen como látigos horizontalmente a ras del suelo areno-arcilloso para luego hundirse o erigirse formando nuevos árboles, tal como se puede observar en “El Milenario” y en “El Místico Don José”, testigos quizás, del esplendor del santuario escondido, casi secreto, que era escenario de fastuosos e impactantes ceremonias rituales entre los años 750 al 1100 después de Cristo, cultura que en junio de 1982 el autor pioneramente propuso denominarla “Sicán” o “Cicàn” rescatando el nombre de un personaje nativo que hemos ubicado en el área de lo que fue, por el año 1536, el Cacicazgo y Encomienda de Jayanca (José Maeda Ascencio: 1982).Por aquel año, la población se encontraba aún dispersa en muchas Pachaquillas, que fueron reducidas recién por el año 1566 durante el mandato de don Francisco de Toledo. Al parecer, el bosque denso que permitió esconder y proteger las construcciones monumentales, desde el Formativo con el templo “La Lucía” que data del primer milenio antes de la era cristiana y en forma especial los del Horizonte Medio (800 – 1250 d.C.), fue el hábitat exótico de la elite Cicana, todos relacionados a milenarias estirpes o clanes de guardadores templarios, astrónomos, curanderos, ingenieros, arquitectos, artistas, filósofos; ellos conocían que el bosque estaba relacionado directamente con los fenómenos climatológicos, con la vida y los astros, que permitían orientar la posición de las construcciones.El Arqueoastrónomo Gary Urton me aseguró ésta hipótesis por los años ochenta y, pudiendo destacar que con similares fines acompañé por el año 1990 o 1991 al hoy famoso astrofísico Stephen Hawking junto a una inglesa acompañante (J. Maeda A. : 1996); Hawking es considerado como una de las celebridades científicas que abordan el estudio del origen del cosmos; la relación templos – vía láctea es tema conocido por los trabajos de André Pochan en Egipto, R. Benavides en México, Carlos Milla Villena junto a Tom Zuidema, Anthoni Aveni en Perú, entre otros. Pomac, que originariamente fuera Pomachaec lo hemos traducido del Muchick tentativamente como “lugar de adoración del Ídolo” o quizás simplemente “Ídolo de piedra” (Pon – g = piedra; Machaec = Ídolo, adorar), significación que podríamos relacionarla a la famosa leyenda de Ñamlap recogida por Cabello (1586) y Rubiños (1782) en cuanto a la “adoración de un ídolo de piedra verde” llamado Yampallec (José Maeda Ascensio: 2003); el denso bosque,verdera jungla andina fue ocupada por estos clanes de poder, a través de casi 2300 años consecutivos, como enclave exótico y casi impenetrable de un pueblo, de una raza nativa, que la diferenciación estilística alfarera e iconográfica, especialmente, han dado en documentales arqueológicamente como: Cupisnique (para unos, cultura formativa regional, para otros, Chavín costeño), Moche, Vicús, Cicán y Chimú. En tiempos de la colonia, he identificado al servidor Cicani, Cabani, Labani, o simplemente Cicán, así consignado en el expediente de compra o composición de la estancia ganadera fechada el 6 de enero de 1596 en amparo de la Real Cédula del 1° de noviembre de 1591 de Felipe II; el comprador fue el Capitán Francisco de Barbarán Lezcano y Mendoza, hijo del famoso Juan de Barbarán San Pedro, uno de los 168 de la intrépida hueste perulera. Cicán fue una estancia que, junto a las de Chuca, Fulep y Jotoro, fueron comprados en “250 pesos corrientes en reales de a nuebe”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TURISMO

Conozca Tacabamba y Conchán

Published

on

Continue Reading

TURISMO

Laquipampa: visita este resguardo de vida silvestre en Lambayeque

Published

on

Por Emilia Villalobos – 20 febrero, 20201729

El departamento de Lambayeque está compuesto de paisajes encantadores que son producto de su riqueza natural. Además, este territorio es el hábitat de importantes especies de animales, razón por la cual se han creado refugios para la vida silvestre como  Laquipampa, un lugar que busca preservar la fauna. Si quieres conocer más sobre este lugar, no te pierdas la información que redBus trae para ti. ¡Anímate a visitarlo!

Descubre las especies protegidas de Laquipampa

Laquipampa. Foto: www.aboutespanol.com
Laquipampa. Foto: www.aboutespanol.com

Para nadie es un secreto que, actualmente, muchas de las especies silvestres se encuentran en vía de extinción. Por este motivo, las autoridades ambientales han unido esfuerzos para proteger estos animales, proporcionándoles un hábitat seguro. Este es el caso de Laquipampa, un área protegida que busca la conservación de importantes especies como la pava aliblanca. Esta ave endémica del norte peruano fue redescubierta en los años 70, tras creerse extinta.

La pava aliblanca habita, principalmente, en Piura, Lambayeque y Cajamarca. Según expertos, se calcula que hay 400 ejemplares de esta especie en estado silvestre y casi 100 en cautiverio. Por esta razón, se tomó la decisión de proteger a este importante animal que hace parte de la fauna peruana. Junto a la pava aliblanca, también aparecen en la lista otras aves como la paloma ventriocrácea, el pitajo de Piura, el rascahojas capuchirrufo, la pava parda, el limpia–follaje cuellirrufo, entre otras.View this post on Instagram

#LAQUIPAMPA

A POST SHARED BY CRISTHIAN BRENIS (@CRISTHIANBD) ON FEB 22, 2019 AT 9:15AM PST

Igualmente, Laquipampa resguarda otras especies mamíferas como el oso andino, este maravilloso ejemplar es la única especie de osos que habita en Sudamérica. Su población más numerosa se encuentra en el Perú. Su protección es de gran importancia debido a que es clave para el equilibrio de ecosistemas como bosques nublados y secos. Esto se debe a la capacidad que tiene de dispersar semillas y de polinizar a las plantas por medio de su pelaje, el cual posee grandes cantidades de polen.

Actualmente, el oso de anteojos se encuentra en peligro de extinción debido a la perdida  de hábitat, a la caza ilegal y otros factores que han llevado a la disminución de esta especie. Según cifras, en Sudamérica hay 20.000 ejemplares, de los cuales 5.000 habitan en el país. También, dentro del grupo de mamíferos aparecen el oso hormiguero, el venado de cola blanca, y más.

Disfruta de un relajante recorrido por el Refugio de Vida Silvestre Laquipampa

El Refugio de Vida Silvestre Laquipampa. Foto: Mario Burga U, flickr.com

Si eres amante de la naturaleza y te interesa aprender sobre la protección del medio ambiente, entonces debes conocer Laquipampa.

Esta área protegida se caracteriza por sus bosques secos, zonas agrícolas, y su cercanía con el río La Leche. Asimismo, este santuario para la vida silvestre es el destino perfecto para realizar avistamiento de aves y, por supuesto, para observar a la majestuosa pava aliblanca, la cual llama la atención por sus hermosas alas blancas y sus 80 centímetros de longitud.

Asimismo, este espacio natural es propicio para hacer trekking, una actividad con la que podrás descubrir las maravillas de este lugar. Adicional a esto, durante esta actividad se tiene la opción de conocer las cascadas de Lajas, las cuales se ubican a 20 minutos del centro interpretativo. En ellas, puedes apreciar sus encantadoras caídas.

De igual manera, este destino cuenta con unas rutas para conocer su belleza y riqueza natural. Y, durante esta visita, puedes aprender sobre las distintas especies que habitan en este territorio. Se dice que, además del oso de anteojos y la pava aliblanca, se encuentran otras especies como el majaz, el tigrillo y el yaguarundí. Estos animales fueron capturados por las cámaras trampa, las cuales se instauraron para monitorear la fauna de este territorio.

Por otro lado, si te gusta aprender sobre los antiguos pobladores de este lugar, puedes visitar los vestigios arqueológicos de Laquipampa. Acá, encontrarás la huaca denominada “El Zapote” en el poblado de Puchaca. En este lugar se han encontrado restos humanos, huacos y chaquiras, que revelarían la historia de este territorio. También, está la cueva “Pozo” en la comunidad campesina de San Antonio de Laquipampa. En esta otra parte, se han hallado utensilios y restos humanos.

Conoce las rutas que puedes hacer en Laquipampa

El Refugio de Vida Silvestre Laquipampa. Foto: www.minube.com
El Refugio de Vida Silvestre Laquipampa. Foto: www.minube.com

Como se mencionó anteriormente, en Laquipampa hay rutas para hacer trekking, las cuales conducen a varios sitios de la reserva. Por ejemplo, está la ruta de la quebrada de Shambo o pava aliblanca. Durante la caminata, verás la riqueza natural e hídrica que posee esta zona como saltos de agua, pozos y otras bellezas. Pero, seguramente, lo que más te llamará la atención serán las coloridas mariposas que se encargarán de acompañarte en este camino. Este viaje tiene una duración de 2 horas, aproximadamente, desde la oficina del SERNANP.

Otra ruta imperdible es la del Reloj, en la cual se pueden realizar actividades como avistamiento de aves. Además, tendrás la posibilidad de observar parte de la fauna y flora que alberga este importante territorio. Esta caminata tiene una duración de 2 horas en promedio, partiendo desde el pueblo de Laquipampa. Es en esta caminata donde puedes conocer a la pava aliblanca en estado silvestre. Asimismo, puedes visitar la ya mencionada catarata de Lajas. Este complejo rocoso compuesto de varias caídas de agua es un atractivo perfecto para relajarse percibiendo los sonidos del agua y contemplar su belleza.

Así que si te gusta el turismo ecológico, no puedes perderte este maravilloso destino en Lambayeque. ¡Viaja por el Perú!

¿Cómo llegar a Laquipampa?

Para llegar a Laquipampa y descubrir la fauna que se encuentra en este territorio, debes llegar a Chiclayo. Para ello, puedes tomar una ruta directa desde Lima con Transportes ViaOltursaTransportes CromotexTransportes ChiclayoTERRAmovil Peru, y más. Desde este punto, debes continuar un viaje por Ferreñafe, Pítipo y, finalmente, Batán Grande. Después, debes tomar otro camino para atravesar el valle del río La Leche. Finalmente, debes llegar a la comunidad de San Antonio de Laquipampa, donde se encuentra el centro de interpretación del refugio. En este sitio, encontrarás la oficina del refugio en la que tendrás que registrarte. También, podrás adquirir el servicio de orientación turística, el cual está a cargo de pobladores locales.

Además, en las zonas cercanas a Laquipampa hay lugares para pasar la noche. Pero, si lo que quieres es dormir en medio de la naturaleza, encontrarás algunas zonas para acampar y disfrutar de las bondades del aire puro.

#ElDato

•Esta área protegida tiene una extensión de 8 328,64 hectáreas.

•El Refugio de Vida Silvestre Laquipampa se extiende desde el valle del río La Leche.

•La temporada más cálida se da entre diciembre y mayo. Y la temperatura más baja se registra entre los meses de julio y agosto.

•Recuerda cuidar este espacio natural puesto que es el hábitat de importantes especies en vía de extinción.

•No molestes ni alimentes a los animales. ¡Contribuye a la conservación de este territorio!

•Lleva ropa y zapatos cómodos.

•Toma descansos durante la caminata.


En tus siguientes vacaciones no dejes de visitar el Refugio de Vida Silvestre Laquipampa. Estamos seguros que lo que verás te dejará sin palabras. ¡Descubre la riqueza natural del Perú!

Continue Reading

TURISMO

El bello pueblo de Chugur, Cajamarca

Published

on

Continue Reading

RECOMENDADOS

Siguenos en Facebook

LO ULTIMO

Copyright © 2020 eloidor